Guía para reclamar una indemnización en un accidente

El procedimiento de reclamación de una indemnización tras un accidente de tráfico ha sufrido importantes variaciones en virtud de la Ley 35/2015 que ha modificado el Real Decreto Legislativo 8/2004. En este sentido, a partir del uno de enero de 2016 antes de presentar una demanda judicial, es obligatorio realizar una reclamación previa a la compañía aseguradora en el plazo de un año desde que las lesiones están estabilizadas, y por tanto, pueden evaluarse médicamente y cuantificarse económicamente.

Paso 1: Reclamar la indemnización a la compañía aseguradora

El perjudicado, o sus herederos, podrán solicitar al asegurado el pago de una indemnización que satisfaga los daños y perjuicios ocasionados en el plazo de un año. Para ello, el primer paso, es comunicar el siniestro pidiendo la indemnización que corresponda, y aportando los siguientes datos:

  1. Identificación del siniestro.
  2. Datos de los sujetos que reclaman una indemnización.
  3. Declaración de las circunstancias del hecho.
  4. Identificación del vehículo y del conductor que hubiese intervenido en la producción de mismo si es que es conocido.
  5. En caso de que la tuviese, información médica asistencial o pericial o de cualquier otro tipo que tengan en su poder que permita la cuantificación del daño.

Para conseguir esta información, el perjudicado podrá solicitar los informes y atestados de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad encargados de la vigilancia del tráfico que recojan las circunstancias del accidente, salvo en el caso en que las diligencias se hayan entregado a la autoridad judicial competente para conocer los hechos, en cuyo caso deberán solicitar dicha información a ésta.

En el momento de presentar esta reclamación, se paraliza el plazo de un año para acudir a la vía judicial. Esta interrupción se prolongará hasta que la compañía aseguradora no notifique de manera fehaciente una respuesta o una oferta motivada al perjudicado. Por lo tanto, si la compañía no responde nunca se estará fuera de plazo, siempre que se hubiese presentado la reclamación previa dentro del año de prescripción.

En el plazo de tres meses desde la recepción de la reclamación perjudicado, la compañía aseguradora responderá con:

  1. Oferta motivada de indemnización. Realizará la oferta motivada cuando consta acreditada la responsabilidad y el daño.
  2. Respuesta motivada indicando:
    • La compañía no tiene obligación de abonar responsabilidad.
    • La compañía no puede evaluar el alance total de las secuelas padecidas a causa del accidente.
  3. La compañía no responde a la solicitud de indemnización.

Paso 1 A: La aseguradora realiza una oferta motivada

Si la compañía aseguradora realiza una oferta motivada, esta reconociendo su responsabilidad. Para que la oferta sea plenamente válida deberá contener los siguientes aspectos:

  1. Datos del perjudicado a quién se realiza la oferta.
  2. Referencia a la norma aplicable.
  3. Importe total de la oferta, acompañando el desglose de los daños atendiendo a las opciones.
  4. Indicar de manera expresa que la aceptación de la oferta motivada no está condicionada a la renuncia.
  5. Forma de pago y consignación
  6. Acompañar con la documental en que se basa la compañía aseguradora para realizar la oferta.

No obstante, el perjudicado puede perfectamente aceptar la oferta independientemente de que no se cumplan todos los requisitos.

En caso de que se muestre conformidad con la oferta recibida, existen dos opciones:

  • Aportar un peritaje médico que contradiga la valoración realizada por la compañía aseguradora. Este perito deberá ser abonado por el perjudicado.
  • Acudir al Instituto Legal de Medicina, para que realicen un informe pericial. Este informe será abonado por la compañía aseguradora.

Paso 1 B: La aseguradora realiza una respuesta motivada

Con la respuesta motivada la compañía aseguradora no ofrece una indemnización. Esta no ofrecimiento puede venir por cualquiera de estas tres causas con diferentes repercusiones:

  1. Que no tiene obligación de abonar indemnización. Las razones que puede alegar la compañía aseguradora son varías, desde que no existió el siniestro o no tiene asegurada al responsable del mismo, o indicando que reconociendo el siniestro no existe un nexo de causalidad entre las lesiones sufridas y el accidente. En este caso, la única opción posible es acudir a la vía judicial, ya que no podríamos acudir al Instituto legal de medicina.
  2. Que no puede evaluar la responsabilidad porque está pendiente de conocer informes de autoridades intervinientes u otros informes que esclarezcan la producción del accidente.
  3. Que no puede valorar el daño por falta de acreditación suficiente, por que todavía no están estabilizadas o por que el perjudicado no ha colaborado. En este último caso, la compañía aseguradora deberá ir realizado pagos parciales anticipados a cuenta de la indemnización resultante. Además se debe comprometer a ofrecer una oferta motivada tan pronto como se hayan cuantificado los daños.

Paso 1 C: La aseguradora no responde

Una vez transcurrido el plazo de tres meses sin haber obtenido respuesta por parte de la compañía se podrán iniciar los trámites judiciales. Es posible acudir a la vía judicial o a la mediación.

En la mayoría de las ocasiones, las compañías aseguradoras no son proclives a las mediaciones, por lo que suelen resultar infructuosas.

Paso 2: Mediación judicial o presentación de demanda

El perjudicado puede optar por la vía judicial o mediación.

Opcion A: Mediación

El proceso es iniciado por el perjudicado quién podrá solicitar la mediación, en el plazo máximo de dos meses, a contar desde el momento que hubiera recibido la oferta o la respuesta motivada o los informes periciales complementarios si se hubieran pedido.

El mediador podrá ser quien esté especializado en responsabilidad civil en el ámbito de la circulación y en el sistema de valoración.

Una vez recibida la solicitud de mediación, el mediador citará a las partes para la celebración de la sesión informativa. En particular, el mediador informará a las partes de que son plenamente libres de alcanzar o no un acuerdo y de desistir del procedimiento en cualquier momento.

La duración de la mediación no podrá ser superior a tres meses

En caso de que finalice con cuerdo será vinculante a ambas partes, y podrán instar su elevación a escritura pública al objeto de configurarlo como un título ejecutivo.

Opción B: Demanda ante los tribunales de justicia

En caso de que no se opte por la mediación judicial, o ésta no tenga un resultado satisfactorio, se deberá presentar la demanda. Deberá presentarse en el plazo de un año desde que las lesiones se estabilizaron.

Para la reclamación de los daños personales y patrimoniales de lesiones temporales y de secuelas será necesario un informe médico, que no podrá ser realizado por el mismo especialista que realizo el tratamiento de curación. En 2015 se despenalizaron las faltas en el código penal, y con ello, suprimió la posibilidad de acudir a la vía penal para solicitar una indemnización, y de esa manera ahorrarse el coste de un perito, ya que se utilizaba el perito judicial. Por ello, en la actualidad será necesario la contratación de un perito médico para que la demanda tenga éxito.