Calcular la indemnización por accidente laboral

La indemnización a la que tiene derecho el trabajador es la suma de todos los diferentes daños que el accidente de trabajo o la enfermedad profesional le ha ocasionado.

Por ello, la indemnización final será la suma de los siguientes importes. No en todos los accidentes existirán todos estos importes a indemnizar, y en caso de concurrencia, es posible que algunos de ellos se aminoren ya que resarcen el mismo perjuicio.

Daños personales y patrimoniales

  1. Lesiones temporales
  2. Secuelas: Daños que permanecen después del tratamiento médico.

Recargo de prestaciones

Responsabilidad del empresario de complementar las prestaciones de la seguridad social derivadas de una incapacidad temporal o permanente, cuando el accidente o la enfermedad ha sido ocasionado por la inobservancia de las medidas de seguridad.

Seguro de convenio

En las profesiones de riesgo por los trabajos físicos realizados, suele existir la obligación recogida en el convenio colectivo por parte del empresario de suscribir un seguro que cubra en caso de incapacidad permanente o muerte del trabajador.

Daños materiales

Daños provocados en los bienes del trabajador.

NOTAS ACLARATORIAS

Daños personales y patrimoniales

Lesiones temporales

Dolencias sufridas de manera temporal

Las lesiones temporales son las sufridas por el trabajador desde el momento del accidente laboral, o de la enfermedad profesional, hasta el final del proceso curativo o hasta la estabilización de las lesiones y su conversión en secuela si es que todavía persiste algún daño en el trabajador.

La indemnización compensa el daño moral sufrido como consecuencia de la lesión, por lo tanto, es compatible y no se verá aminorado su importe por el hecho de que el trabajador reciba parte de su salario durante la incapacidad, incluso aunque esta prestación haya sido mejorada por convenio colectivo, además también es compatible con la indemnización que proceda por secuelas o muerte.

Aunque generalmente se asimila el periodo de lesión temporal con el de baja laboral, la duración de la lesión temporal puede ir más allá. Hay que diferenciar alta laboral del alta sanitaria. Por ejemplo, en muchas ocasiones el trabajador después de recibir el alta laboral, tiene que acudir a sesiones de fisioterapia o de rehabilitación. En dicho caso, aunque se encontrase apto para trabajar, es obvio que todavía sufre algún tipo de molestia para realizar las tareas habituales.

En definitiva, el periodo de lesión temporal será aquel plazo de curación desde el accidente o enfermedad hasta que el trabajador no tenga ningún tipo de limitación para realizar todas las tareas habituales de su vida cotidiana, que no tiene por que coincidir con el periodo de baja laboral.

Una vez delimitado el periodo de tiempo de duración de las lesiones temporales, hay que cuantificar los perjuicios personales durante la lesión temporal, que en atención a su gravedad se abonará de distinta manera en función de los días de pérdida temporal de calidad de vida, y teniendo en cuenta que cada día sólo podrá ser considerado como de una categoría:

Pérdida temporal de calidad de vida Supuestos y limitaciones del trabajador Cuantía económica por día
Muy grave. Imposibilidad de realizar la casi totalidad de las actividades esenciales  Corresponde a aquellos días en los que la víctima se encuentra en una unidad de cuidados intensivas, o sin encontrarse allí, esté hospitalizado y necesite la ayuda de otra persona para la mayoría de los actos más elementales que permiten autonomía e independencia básica. 100 €
Grave. Imposibilidad de realizar una parte relevante de las actividades esenciales. Corresponde a aquellos días de hospitalización o de reposo domiciliario, sin la posibilidad de salir fuera. También podría incluirse aquellos días en el que el lesionado, pudiendo salir fuera de su vivienda necesita ayuda de una tercera persona. 75 €
Moderada. Imposibilidad de realizar una parte relevante de las tareas de desarrollo personales, que no esenciales. Corresponde a aquellos días que el trabajador puede realizar todas sus tareas esenciales sin ningún problema, pero no puede realizar determinadas tareas propias de su desarrollo personal como puede la incorporación al trabajo. 52 €
Básico Existe algún tipo de limitación, que no se puede incluir en ningún de los anteriores casos, y que normalmente obliga al trabajador a mantener un tratamiento médico. 30 €

Operaciones quirúrgicas

Como novedad legislativa se incluyen las indemnizaciones por las operaciones quirúrgicas sufridas por el trabajador. El primer problema es la definición de operación quirúrgica y dado que no existe una definición establecida en la legislación, habrá que tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. No sólo las operaciones realizadas en un centro hospitalario debería considerarse como operaciones quirúrgicas, sino que también las realizadas en un centro extrahospitalario o consultorio.
  2. El uso de anestesia si que parece ser un requisito exigido.
  3. Aquellas operaciones que por duración, escasa importancia o riesgo remoto no deberían ser incluidas.
  4. Quedan fuera de este concepto las pruebas y análisis practicados, aunque requieran anestesia.

El perjudicado, tiene derecho a recibir una indemnización por cada operación sin que exista un límite.  La indemnización establecida en el año 2016 por cada una de las operaciones varía entre 400 – 1600 €. Para definir la indemnización se deberá atender las siguientes características:

  1. Duración.
  2. Complejidad.
  3. Número de órganos o partes del cuerpo afectadas, así como grado de afectación.
  4. Tipo de anestesia recibida -local, regional o general-  y tipo de cirugia practicada.

Daño emergente y lucro cesante

El trabajador tiene que se resarcido por todos los gastos presentes y futuros que sufra con ocasión del accidente. Entre ellas los siguientes gastos debidamente acreditados:

  1. Gastos de desplazamiento del trabajador y/o familiares para seguir con el tratamiento médico prescrito. Los gastos podrán acreditarse con tickets o facturas, así como los gastos de peaje y/o parking, además de 0,19€/km en caso de usar vehículo propio.
  2. Incremento de costes de movilidad para desarrollar sus actividades habituales.
  3. Gastos de ayuda de una tercera persona.
  4. Gastos que soporta el lesionado para que un tercero atienda a familiares de las que el se ocupaba con anterioridad al accidente, y debido a éste, no puede.
  5. Derecho a percibir por la disminución de ingresos recibidos la diferencia entre los ingresos netos, cogiendo la media del último año o la media de los últimos tres años, menos las prestaciones de carácter público.

Secuelas sufridas

Se entiende por secuela cualquier deficiencia física, intelectual, orgánica o sensorial que permanecen en el trabajador una vez finalizado el periodo de curación. Esta noción de secuelas es más amplia que la recogida en el OM ESS/66/2013. Además, aunque aparezcan recogidas en dicha orden deberán ser indemnizadas.

Los perjuicios personales ocasionados por las secuelas sufridas pueden ser de diversa índole:

  1. Perjuicio personal básico: Psicofísico y estético.
  2. Perjuicio personal particular y/o excepcional: daños morales por el perjuicio estético, psicofísico, pérdida de calidad de vida del lesionado o de las familiares afectados y por último, el daño moral por la posible pérdida de un feto.

Los perjuicios ocasionados deben valorarse en puntos, es decir, a tenor de la gravedad de las secuelas y circunstancias personales del trabajador, así como el menoscabo sufrido se otorgará una diferente puntuación que, a su vez, será transformada en una cuantía económica.

En relación con el perjuicio psicofísico la puntuación posible va desde los 100 puntos, de una persona sin ninguna movilidad, una tetraplejia nivel C4, hasta uno para pequeñas secuelas. A modo de ejemplo, podemos indicar las diferentes valoraciones de estas secuelas

Perjuicio físico Puntuación
Perdida de de un ojo 25
Amputación de una mano 35-40
Ceguera 80
Pérdida total de la nariz 25
Pérdida de agudeza auditiva 1 – 70
Pérdida de un diente 1 – 2

En cuanto al perjuicio estético, la puntuación máxima posible es de 50 puntos. Todo ello valorado según la siguiente escala:

Perjuicio estético Alcance de las secuelas Puntuación
Ligero Pequeñas cicatrices 1 – 6
Moderado Cicatrices visibles o la amputación de un dedo de las manos o de los pies o la cojera leve. 7 – 13
Medio Amputación de más de un dedo de las manos o de los pies, la cojera relevante o las cicatrices especialmente visibles. 14 – 21
Importante Amputación de alguna extremidad o la paraplejia. 22 -30
Muy Importante La amputación de dos extremidades o tetraparaplejia. 31 – 40
Importantísimo grandes pérdidas de sustancia y las grandes alteraciones de la morfología facial o corporal. 41 – 50

Los reglas de valoración para el perjuicio estético son las siguientes:

  1. Grado de visibilidad ordinaria.
  2. La atracción que ejerce el perjuicio estético, es decir, lo llamativo o no de la secuela.
  3. El grado de aceptación social de dicha secuela y posibilidad de alteración de las relaciones personales del trabajador.

En caso de que concurran varias secuelas se debe aplicar la fórmula de Baltzhad: [(100- M) x m]/100 + M. [Donde M es la puntuación de la secuela mayor y m la puntuación de la secuela menor] En este artículo te explico como aplicar esta fórmula.

Una vez conocida los puntos por perjuicio estético y físico se deben transformar en un importe económico. La forma de calcularlo es acudir a la Tabla 2.A.2 del Real Decreto 8/2004 y,en relación con la edad, verificar el importe correspondiente para secuelas estéticas y para secuelas físicas de forma independiente, siendo la suma de ambas la indemnización a la que tiene derecho el trabajador.

Además de este indemnización por la puntuación obtenida por los daños psíquicos y físicos, se deberá los daños morales por dichos perjuicios, así como el perjuicio moral por pérdida de calidad de vida. En este sentido, se indemnizará por estos daños cuando se alcance los siguientes perjuicios en relación con la puntuación anterior:

  1. Daños morales por el perjuicio físico, cuando la víctima tenga al menos una secuela de 60 puntos, o cuando el conjunto de todas ellas alcance un mínimo de 80 puntos. (19.200 – 96.000 €)
  2. Daños morales por el perjuicio psíquico, cuando este ha recibido al menos una puntuación de 36 puntos. (9.600 € – 48.000 €)
  3. Daños por pérdida de calidad de vida, en función del perjuicio causado. Los siguientes perjuicios se equivalen, sin que haya una correspondencia absoluta, con las incapacidades permanentes:
    • Muy grave. [Incapacidad permanente gran invalidez] El lesionado pierde su autonomía personal para realizar la casi totalidad de actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria.(90.000 € – 180.000 €)
    • Grave. [Incapacidad permanente absoluta]El lesionado pierde su autonomía personal para realizar algunas de las actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria o la mayor parte de sus actividades específicas de desarrollo personal. (40.000 € – 100.000 €)
    • Moderada. [Incapacidad permanente total] El lesionado pierde la posibilidad de llevar a cabo una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal. (10.000 € – 50.000 €)
    • Básico. [Incapacidad permanente parcial] El lesionado con secuelas de más de seis puntos pierde la posibilidad de llevar a cabo actividades específicas que tengan especial transcendencia en su desarrollo personal. En caso de limitación parcial de la actividad laboral o profesional no se requiere un mínimo de puntuación. (1.500 € – 15.000 €)

Además, en caso de que se pierda el feto por el accidente se resarcirá, con una indemnización de 15.000 € en caso de que el feto tenga menos de 12 semanas, y 30.000 € posteriormente.

Por último el baremo, que recordamos que se utiliza a modo orientativo en el ámbito laboral, recoge todos los perjuicios excepcionales que se acrediten, siendo como máximo el 25% del perjuicio personal acreditado como daños físicos y estéticos.

Perjuicios patrimoniales

El trabajador tiene derecho a ser indemnizado por todos los gastos ocasionados por el accidente de tráfico, así como por todo los ingresos futuros perdidos como consecuencia de las secuelas. En concreto se deberá indemnizar:

  1. Gastos de asistencia sanitaria y rehabilitación domiciliaria y ambulatoria.
  2. Gastos por las futuras protesis y ortesis.
  3. Gastos de pérdida de autonomía personal muy grave o grave, por adecuación vivienda o vehículo de transporte.
  4. Ayuda de terceras personas.

Recargo de prestaciones

En caso de que el accidente se haya ocasionado como consecuencia del incumplimiento por parte del empresario de sus obligaciones de seguridad y salud en el trabajo,  el empresario estará obligado a complementar las prestaciones de la seguridad social de un 30 a un 50% en función de la gravedad del incumplimiento.

Para que se obligue al empresario a abonar el recargo deberá de cumplirse los siguientes presupuestos:

  1. Que se produzca una lesión tras un accidente laboral o una enfermedad profesional.
  2. Que el trabajador se encuentre en incapacidad temporal, o se le declare una incapacidad permanente.
  3. Que la lesión sea debido del incumplimiento de las obligaciones empresariales en materia de prevención de riesgos laborales.

Esta responsabilidad es propia del empresario, y no podrá asegurarla con ningún seguro.

Seguro de convenio

En determinados convenio colectivos se obliga a las empresas a contratar un seguro de responsabilidad que cubre a los trabajadores en caso de accidente laboral. Estos seguros suelen encontrarse en los convenio colectivos que regulan actividades profesional de riesgo como por ejemplo la construcción.

Pero no todo accidente de trabajo otorga el derecho a una indemnización, sino que suele reservarse normalmente a aquellos accidentes que provoquen la muerte o una incapacidad permanente.

Este derecho deberá ser reclamado al empresario, para el caso de que no se abone voluntariamente.

Daños materiales

Todos los daos sufridos en los bienes del trabajador, tales como móviles, vehículos, ropas deberán ser indemnizados siempre que resultante acreditados el importe de los mismos, así como el nexo causal entre el accidente y los daños ocasionados en los bienes.

Notas aclaratorias

  • Esta cálculo sólo es válido para los accidentes o enfermedades ocasionadas a partir del uno de enero del 2016.
  • El trabajador tiene derecho a una indemnización en caso de accidente laboral o enfermedad profesional siempre que exista responsabilidad del empresario y/o cuando le otorgue ese derecho el convenio colectivo. (+INFO sobre cuándo se tiene derecho a indemnización).
  • El principio que rige la indemnización es la del reparación íntegra del daño. Todo daño presente o futuro que sufrido el trabajador deberá de ser indemnizado.
  • Para reclamar judicialmente una indemnización a la empresa se deberá valorar económicamente los daños, identificando punto por punto los perjuicios ocasionados y su cuantificación económica sin que quepa una valoración general sin detallar las lesiones ocasionadas. En dicho caso, el letrado de la administración -antiguo secretario judicial- requerirá para que sea subsanada la demanda.
  • Ante la falta de una legislación específica en el ámbito laboral de valoración del daño, se utiliza el Baremo de accidentes de tráfico de la Ley 35/2015. Utilizando dicho baremo como un mínimo, es decir, se puede obtener indemnizaciones superiores.
  • Aunque es recomendable, a diferencia de los accidentes de tráfico, no es obligatorio un informe médico.